lunes, 1 de diciembre de 2008

Principales causas del tráfico de menores


Indudablemente las causas que originan este desalmado crimen, cometido contra el sector más vulnerable de nuestra sociedad, son de diversa índole. Cada una de estas causas tienen factores que las alimentan o favorecen y tienen características propias según el medio donde se desarrollan. Entre las más conocidas podemos indicar que se encuentran: la explotación sexual (turismo sexual infantil pornografía infantil, prostitución), la explotación laboral (en minas, cultivos, etc), la medicidad, el tráfico de órganos, las adopciones internacionales, el embarazo prematuro, la desmovilización de poblaciones (debido a conflictos o desastres naturales), el narcotráfico, entre otros.
a. Las adopciones internacionales
El deseo de las familias de los países del primer mundo en conseguir un niño a cualquier precio, está centrado en la necesidad social de invertir la pirámide de crecimiento de sus respectivas sociedades, que por pautas culturales modernas ha visto reducir, a niveles alarmantes, su tasa de crecimiento demográfico.
En la actualidad la adopción internacional es utilizada para conseguir hijos a quienes no los tienen, invirtiendo su esencia inicial que era la de procurar una familia al menor desamparado. Miles de parejas recurren a la adopción en el extranjero.
La incorporación de la mujer al mercado laboral, el uso habitual de anticonceptivos y la casi inexistencia de niños abandonados ha llevado a estos países a buscar hijos en el exterior, llegándose a convertir en política de Estado y ahora son los gobiernos de estas naciones quienes impulsan estas medidas para revertir el envejecimiento demográfico de sus sociedades.
En Alemania la tasa de natalidad no logra compensar la de mortandad. En 1994, el gobierno propuso, para evitar el "envejecimiento social", que ve reducirse su población en casi cien mil habitantes por año, aplicar un alto impuesto a los solteros y a las parejas sin hijos para luego redistribuir esos ingresos entre las familias de menores recursos en función de la mayor cantidad de hijos.
Frente al crecimiento de la demanda, la mayoría de los países industrializados han receptado en sus legislaciones la creación de sociedades que tienen como objeto la búsqueda de niños, generalmente recién nacidos, en el Tercer Mundo. Para estimular su desarrollo se le reconoce el derecho de obtener ganancias en dinero por su intermediación.
En Noruega, la Oficina de Adopciones del Estado (SAK) ha autorizado el funcionamiento de agencias como "Adopsjonsforum", "Inoradop" y "Verdens-Bar" para que vayan, gestionen y concreten la adopción de niños en países extranjeros para familias residentes en la nación nórdica.
A mediados de 1997 había alrededor de 12.000 menores extranjeros adoptados en Noruega, pero el record entre los países escandinavos lo ostenta Suecia con 37.000 adopciones en el mismo año. En Estados Unidos, la existencia de estas organizaciones supera los límites de lo imaginable.
Decenas de agencias de adopción van por el mundo en busca de recién nacidos reclamados por familias norteamericanas y por los cuales están dispuestos a pagar elevadas sumas. Tal es el incremento de esta actividad, que estas agencias llegan a acumular " stocks " y los ofertan en "distintos colores y tamaños" en la publicidad comercial gráfica y aún televisiva